lunes, 4 de mayo de 2009

TEMPERATURAS

Tras noches hirviendo,
calcinantes,
hay quien sirve mañanas templadas,
y mediodías al punto.
Mas la tarde va tostando
y la noche,
pasada de ceniza,
se torna nuevamente ascua,
horno de fundición,
metal líquido,
lava eruptada
o carámbano precocinado,
glaciar necio,
hielo abrasador,
hiriente
como llama.
Desayunar rocío
para cenar averno.

2 comentarios:

  1. Me encantó el final! Com osiempre es un placer leer por las noches tus versos!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Habia en León un Nepomuceno campeón interegional de ajedrez que cuando competia tenia que dormir en un banco porque con Franco ningún hotel le admitia.
    He llevado una alegria de poder leer a otro Nepomuceno que no es campeón de ajedrez, pero si de poesía. Un abrazo. Ricardo.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...