jueves, 7 de mayo de 2009

VOLUTAS

Cómo aceptar la recta
si habitamos en esfera,
noria,
engranaje de reloj,
repitiendo el ciclo.
Cómo salir del hábito,
cómo no regresar
a los inicios,
al planteamiento,
mismo nudo
y fatal desenlace,
si nacemos en el giro.
Nos devora la inercia
circular
o elíptica,
mas ideamos
falsas trayectorias
que nos saquen del tiovivo.
Creemos llegar a la luz
cuando ya estamos volviendo.
Vanos son los pasos,
los raíles,
ficticiamente paralelos.
Nos ahogamos
entre cúpulas,
concéntricas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...