sábado, 16 de mayo de 2009

REPLAY

Es que no sé
si ando gastado,
devastado a lija
periódica,
erosionado de arenas
nocturnas,
abrasivas,
o acabaré modelado,
insensiblemente arcilloso
para ser expuesto
al esputo.
Y es que luego amanece,
llega el día
y se renombra,
con la pretensión
de borrar registros
de tinta aun fresca,
propensa a la mancha.
No puedo,
no debo acatar el sino,
no es de ley normalizarlo
y se pueden disolver
ciertos tatuajes carcelarios
y aflorar piel nueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...