lunes, 25 de mayo de 2009

ESTAFAS

Quise comprar
palomas en vuelo
y me vendieron
terrestres gaviotas
en jauría,
afanadas en la rapiña.
Pedí lunas llenas,
perladas,
sin brumas,
y obtuve eclipses
densos,
pesados,
asesinos del brote.
Quise brisas,
me dieron arenas
en tornado.
Sin resignarme
al entuerto,
zarpé en mis naves
buscando órbitas
y llegué al sistema,
al escalón previsto
y reclamé,
 a las altas
esferas de lo correcto,
y me impusieron sanción
por la osadía,
por la absurda pretensión
del justiprecio.
Ahora,
escarmentado,
no compro expectativas,
las robo,
las gasto,
las vendo
o las desecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...