domingo, 24 de mayo de 2009

OBJETO PERDIDO

Aquí ando,
cual mobiliario
a desechar,
insensible de madera
de polilla extinguida,
más espectador
que atrezzo,
lo que si no,
protagonista,
apenas figurante.
No hay subasta
ni almoneda
en destino.
Recogida municipal,
reciclaje,
no hay lija
para la astilla,
ni barniz
que abrillante
lo opaco.
Más baúl
que armario,
arcón desfondado
por prendas rancias.
Qué hacer,
una vez tornado mueble,
tal vez urbano,
semáforo averiado,
farola intermitente,
contenedor de vidrios
siempre molidos.
No hay anuncio,
ni bando
ni esquela
en mi marquesina
huérfana,
soy la espera
de autobús sin linea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...