domingo, 17 de mayo de 2009

CADÁVER DE DOMINGO

Otro domingo
que húmedo agoniza
sobre el mantel
tras matar
otra semana.
Otra semana confusa
de estación non nata,
evaporándose en chimenea
de clima trasnochado,
de desafinado mayo
cantando abriles,
quizá otoños
en días desubicados.
El lunes comienza
la primera contracción
del parto de incertidumbres.
Lunes laborable,
tal vez desperdiciable
o abolible,
soluble en taza matinal
o en sopa fría
de epilogo.
Habrá que disponerse
a abrir el libro
de la almohada,
donde leer posibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...