lunes, 18 de mayo de 2009

BENEDETTI

En lo oscuro,
una mujer desnuda
perdió la claridad
que nos alumbra,
vistiéndose de negro.
Enlutadas,
las mujeres desnudas
dejan de estarlo,
víctimas del frío seco,
despojadas de versos,
expoliadas
de abrigo de palabra.
Desde el sur que existe,
hasta el norte que asfixia,
suenan los ecos de Mario
que dejó papel mojado,
empapado de belleza
de estrofa cristalina.
Muerto el poeta
queda la tinta,
la voz colgada del viento,
la memoria y el cantar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...