domingo, 10 de mayo de 2009

LO VI

Vi manos cantando
arias
de mariposa abandonada.
Tras el do,
la sordera de mis ojos,
crónica,
de lágrima calcificada,
fue el castigo
de mi pecado de gula,
del hambre de belleza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...