miércoles, 5 de agosto de 2009

CERRADO POR REFORMAS

Naufrago

de una mancha

indeleble,

perenne

y retroalimentada,

embalado en grises,

no reconozco

mi andamiaje

de reforma postergada.

Porque ya no hay aves

anidando en mis almenas,

y no hay vuelo

en mi palabras de plomo.

Podría enfoscar

las grietas

de mi fachada en cuarentena,

apuntalar las vigas

del ser

con afán de ser,

arrendando salas,

o largos pasillos

que convergen

en el muelle,

donde atraqué la barca

que me lleve

al río cierto,

inevitable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...