miércoles, 26 de agosto de 2009

UN DÍA CUALQUIERA


De repente
llega un día,
sin previo aviso,
y muta la esencia
de las horas que lo forman.
Se descabala el mapa
del horario
y los minutos
se funden deslizándose
entre los dedos del mortal.
Son días necios,
que arrinconan
contra los muros
o te empujan solícitos
al filo del acantilado.
Se empeñan en el desastre,
o en la ansiedad sobrevenida,
la visitante extemporánea
que rompe tus cuadernos.
Y la memoria,
aliada de la conjura,
trae los grises,
los negros,
y enturbia la luz
de lo que era
un buen día.
Días para no estar,
no verse,
no sufrirse
ni ser sufrido. 
¿Qué te pasa?
Nada.
Y es nada
pues es vacío.
Es el cero
que se acintura
en tu cuello,
axfisiando anhelos.
Pero pasan,
esos días pasan
y vienen otros gratos,
a ratos,
o no,
o regresan
y se tornan sintonía,
guión,
del serial vital
que uno escribe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...