sábado, 13 de marzo de 2010

Hago cumbres
en las barras de los bares,
para abolir todos los males
y hago lumbres
donde quemo credenciales.
Y así vivo,
mudo en la expectativa,
es mi vida paliativa,
soy lo tierno y lo agresivo.
Bebo el agua
de las fuentes de la noche,
y yá dijeron que no hay coche,
que no hay calma
que me frene en el derroche.
Y es mi aliento
fuego y arma destructiva,
cargo mirada agresiva
y pasión a fuego lento
decepción de llama viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...