lunes, 22 de marzo de 2010

NADA HAY

No están las soluciones en el Cielo,

que se esconden bajo los terrones

de la tierra seca, a ras del suelo,

en tubérculo prieto de razones.

Porque los oráculos son ciegos,

no queda de descargo ningún pliego

para tus acciones u omisiones.

 

Nada hay tras la cortina,

nada hay tras los visillos,

y al final de este pasillo

no hay conserje ni oficina.

 

No sellarás ninguna instancia

frente a un icono arrodillado,

escapa de lo apolillado,

el viaje es de corta distancia.

 

Camina por la vida sin mortaja,

desnúdate del miedo a lo inminente

que ya levitarás en una caja,

a hombros de amigos o de parientes

y ya será muy tarde para nada

que para el Cielo ya no queda entrada,

función suspensa por tiempo inclemente.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...