lunes, 22 de marzo de 2010

MENSAJE EMBOTELLADO

No me inmutan
tus danzas,
tus risas desencajadas
ni tu séquito uniformado
de aduladores de saldo.
No me inmuta
la carcajada,
la estridente y sonora
o la escrita en pantalla,
con impostura y falsete.
No duelen
tus alfileres,
punta roma para mis cueros,
mas da pena
el patético circo,
tu empeño en el estrambote.

1 comentario:

  1. Me gusta como me suelen gustar todas tus rimas. Gracias por ello
    Maribel Torres

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...