jueves, 17 de mayo de 2007

PARTE

La borrasca, otra vez.
Otra vez temporales densos
de rabia retornable.
Otra vez se anegaron los valles
con excedentes de sépticos recuerdos.
Otra vez el etílico vapor
impregnó la llovizna
tornándola pegajosa,
viciando el aire escondido
y las palabras,
ralentizadas,
rebobinadas,
regrabadas a fuego lento,
comban ya el alero castigado
de teja de arenisca.
La indolencia de mi paraguas,
ocioso por despechado,
contagia otoños anacrónicos
acorralando abriles.      

1 comentario:

  1. Lo estáis haciendo muy bien.

    Las mejoras del blog, son notables.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...