sábado, 26 de mayo de 2007

EL PORQUÉ DE QUÉ

No se hicieron las guitarras
para romper silencios,
sino para engalanarlos,
de oro puro y bramante.
No quiso la voz el grito,
que siempre buscó el canto,
o el susurro cadencioso.
No se amasó el papel
para los contratos,
sino para el verso torpe,
dudado y elegido,
para el personaje
y sus antagonistas,
sus tribulaciones imposibles.
No se hizo la mente para el lucro,
sino para la idea,
una o múltiple,
de todos o de nadie.

1 comentario:

  1. Precisamente a raíz de eso surge la pregunta quizá, cuando se le da otra utilidad distinta a la que debería ser/tener

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...