jueves, 3 de mayo de 2007

TIERRA


En el monte del aullido,
de la bestia pura,
hay un arroyo fresco
de sangre recién latida,
hostiles arbustos
que buscan ansiosos
piel de pierna descuidada.
No amanece entre las ramas,
ronca la hojarasca
y murmura el musgo.
No existe la manada,
solo la criatura,
única y desnuda,
consigo y su fatiga de lo escarpado.
Nube de aliento
empapada de luz de luna,
dibujando confusos pensamientos,
jadeando temores aprendidos,
buscando al hombre,
al animal disfrazado
de culturas, ritos
y soberbia en el tuétano.
Despojado de hormigones,
aceros y neumáticos,
en la cuna de todo lo que nace.
La tierra, tierra,
del hombre, hombre.

2 comentarios:

  1. Ilustración perfecta como acompañamiento.

    Cada día las palabras son más certeras a la hora de expresarse.

    Bien escrito!

    ResponderEliminar
  2. Hay bosques más peligrosos que los materiales.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...