miércoles, 5 de mayo de 2010

DIPLOMADO EN TEMBLORES

Diplomado en tus temblores,
la canela de tu piel me asigna
título sellado en tus colores,
trofeo de tu cuerpo en la vitrina.

De tu vientre yo oigo los rumores,
los que me dan  noticia de la vida.
En tu pecho disperso los temores,
con los que carga mi mente suicida.

Y sabes que eres más que lo encontrado,
que eres la luz fresca destilada,
que nunca fue adquirida ni robada,
pues eres más que un sol bien tamizado.

Porque tú eres el bus de mi parada,
y soy yo pasajero en tu viaje,
porque eres tú mi ajuar y mi equipaje,
la única misión de mi embajada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...