martes, 25 de mayo de 2010

MI GUÍA

Tú podrías
ser la guía
de este ciego
de ceguera
de la vida.
De cojera
de paso negro,
de embestida,
de arrebato.
El hombro grato
en qué apoyar
la duda,
la espesura
del no estar,
estando,
pesando,
poco,
levitando,
loco,
cuerdo,
caminando
en paso ronco,
en estruendo.
Tú podrías,
si quisieras,
ser la esfera
de la órbita,
la mía,
única e insólita.
Indómita hembra
que atiende
a mi llamada
y suspende
la jornada
y me siembra,
me riega
y me sustenta
y no niega,
la música más lenta,
violenta,
que mece mi colchón,
desguaza mi edredón
e intenta,
se inventa,
y nubla mi razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...