sábado, 8 de mayo de 2010

VANO DOLOR


No se sabe
a cuento de qué viene
este resquemor de alma,
este parir aliento
a carne viva.
Sangrar el aire
que se respira,
dar pasos torpes
sobre muñón tullido.
Sin motivo,
aparente, claro,
este vivir al corte,
a la brasa lenta
como baño diario.
Llorar,
lágrimas de mercurio
fundido al rojo
y para qué
este regodeo
en la penuria,
este no estar
en lo que se celebra
y vivir bautizo
como extremaunción.
Mas no se busca
compasión
en estas horas plañideras.
No se busca nada,
se huye de lo hallado,  
cerrando urna
de cristal grasiento
y en un rincón,
frío de metal estridente,
dormil fetal y desnudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...