martes, 17 de marzo de 2015

El aire.

Por qué se empeña el aire
en susurrarme futuros,
evidencias deshojadas
de árboles de ciencia.
Por qué querrá que apure
el poco y curvo tiempo
y no insista en su derroche.
Qué más le dará al aire,
que entre oídos navega,
que me atore en la pregunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...