domingo, 15 de marzo de 2015

Eres vosotros.

Llevas carga de aullido,
latente en lo impasible,
sin reglar y sin momento
que el arrebato es incidencia.
Mas nada aleatorio
cuando se alimenta a goteo
y el lobo baja de senderos helados,
con rugido grave en lo profundo,
presto a la matanza
cuando acorrala el hielo.
Son dobleces,
ancestro de bestia
que en los tuétanos se esconde,
colmillo seco,
miedo de trueno
y noche de eclipse.
Soy yo,
quizá no,
hay otro,
o tantos como llagas abiertas
en batallas sin gloria.
¿Soy yo, doctor?.
Eres tú
y tú,
eres vosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...