miércoles, 11 de marzo de 2015

Hoy no.

En días como éste,
a ratos sólo,
me oigo y me detesto
de iracundo exacerbado.
La paciencia escasa
y la voz en alza,
de automatismo
a doble voltaje.
Será el clima,
o el zumbido,
o los años no cumplidos
los que de huraño me visten.
Será que es mucho
o tolerancia nula,
y la empatía extravío
por las rendijas del día.
En días como éste,
quizá debiera
optar por celda,
por clausura,
o por el monte agudo
donde la ira se despeña
entre ecos replicantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...