lunes, 9 de marzo de 2015

Génesis.

Se hizo el verbo carne
cuando ser era entre muslos,
licuándose el ansia,
sublimándose en vapores
cobijados en la lámpara
que a lucir ya nunca atina.
Se hizo la luz entre persianas
y retornó el rito
y dio fruto el árbol,
nunca prohibido,
para endulzar auroras
entre sábanas exhaustas.
Y vino el agua
y vino el vino.
Peces multiplicados
en la entraña,
peregrinos al torrente,
y los planetas bramaron
esclavos de la órbita.
Carne comulgada
que nunca sacia,
sangre alzada
que hiere en dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESCAMPAR.

Bien es cierto que debiera escamparme, dejar de diluviarme adicto a la borrasca y acoger anticiclones serenos, tal y como dictan tus pup...