lunes, 2 de marzo de 2015

Vitae.

Perdí el currículo por las calles
de alguna ciudad nocturna,
de las de navaja hambrienta
y faldas de barricada,
donde morir es de menú
del día que toque
con pan y postre.
Amé doliendo
y dolorido,
derrochador de la caricia
y quizá hoy,
algo insolvente.
Embajador de lo amargo,
que perdura más
que la volátil dulzura,
huraño por adelantado
a la vejez tras esa esquina.
A bocanadas tengo
el aire que ahumo
de tabaco negro,
con ansia añeja
de a diario.
Sin alma me sé,
no desalmado,
pues procuro aliviar
al prójimo,
dañando lo inevitable,
y mis armas velo
aun vírgenes de la herida.
No adoro nada,
ignoro trascendencias
y si vi el Cielo fue
entre sábanas de arrullo.
Aquí me hayo,
localizable en extravíos,
hasta el mutis último,
sin bises de cortesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...