jueves, 26 de marzo de 2015

EN LA TIERRA DEL LOBO AHORCADO.

En la tierra del lobo ahorcado, vivo, 
vivo yo, que no el lobo 
que ahorcado muerto fue. 
El lobo señaliza, 
señala, 
advierte de manadas 
de alimañas de trabuco. 
El lobo habla, 
desde la local señal, 
y advierte de frontera 
entre humanos y bestias. 
El lobo, lobo es, 
el hombre no debiera 
ni serlo para el lobo. 
Defender el pan, 
o el lucro quizá, 
el beneficio subsidiado 
o lo que sea a bala, 
quita razones. 
Señalizar con cadáveres 
poco aporta al avance. 
La imagen dice, 
grita o aúlla, 
desde una señal, 
como altar arcaico 
de salvaje sacrificio 
a dioses de la ira. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...