lunes, 23 de julio de 2007

EDENES

Fácil sería huir

a donde emigran las rosas,

donde gobierna la cigüeña

y el lobo,

ministro de lo justo,

envía leones armados

a desterrar la hiena.

Donde hubiera tierra

sin ocultar cadáver prematuro,

donde el agua no anegue,

solo de riego,

medicina de sed

lavando escorias.

Como no pedir visado

y expatriarse sin raíz tirante

a un lugar cierto,

de leyes a un renglón,

donde,

al llegar la muerte,

te demande con un beso.

1 comentario:

  1. Sinceramente, La Muerte que no me demande ni con un beso, ni con nada...

    :-)

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...