martes, 31 de julio de 2007

RECAÍDA

Invadido por la náusea,

por el asco cansado

a tanto vómito iterado,

tengo un cólico de rabia,

de morder a desgarro,

de degüello de hiena.

Rompo mis ropas nuevas,

uniformado en jirones

husmeo buscando

la presa que me busca

para pieza suya

y acecho ansiando

adelantarme en la batida.

Irredento y salvaje,

limpio y puro de lobo,

no hay contricción

ni penitencia que me acote.

 

3 comentarios:

  1. Para las recaídas, están las resubidas....no se olvide Ramirez...

    ResponderEliminar
  2. Curioso poema... :)

    Doctor,
    Crítico de Blogs

    ResponderEliminar
  3. Gracias Elbereth, como siempre.
    Doctor, no sé por qué pero su visita me inquieta.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...