martes, 31 de julio de 2007

RECAÍDA

Invadido por la náusea,

por el asco cansado

a tanto vómito iterado,

tengo un cólico de rabia,

de morder a desgarro,

de degüello de hiena.

Rompo mis ropas nuevas,

uniformado en jirones

husmeo buscando

la presa que me busca

para pieza suya

y acecho ansiando

adelantarme en la batida.

Irredento y salvaje,

limpio y puro de lobo,

no hay contricción

ni penitencia que me acote.

 

3 comentarios:

  1. Para las recaídas, están las resubidas....no se olvide Ramirez...

    ResponderEliminar
  2. Curioso poema... :)

    Doctor,
    Crítico de Blogs

    ResponderEliminar
  3. Gracias Elbereth, como siempre.
    Doctor, no sé por qué pero su visita me inquieta.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...