lunes, 16 de julio de 2007

PECAR EN VERANO

Caminando los bulevares

por aceras de verano,

el azar cruza mujeres,

ninfas de jardín privado que,

ajenas a la ofrenda,

me regalan aromas,

miradas de incógnita promesa,

balanceo de falda

y danza de las turgencias.

Texturas de piel diversas,

orgullo de Eva cabello al aire,

labios amos de la palabra

y el beso imposible,

tal vez imaginado.

Breves alegrías

para el triste irredento.

Pequeños pecados

de pensamiento,

no de obra,

ni siquiera de omisión,

de absolución fácil

por lo inevitable

de la pequeña falta.

1 comentario:

  1. Ja,ja, ja. ¡Pero vaya cara! jaajajjajjaj

    Siempre me arrancas una sonrisa.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...