viernes, 27 de julio de 2007

GRIETA

La tozudez de la grieta,

empeñada en el derrumbe,

es difícil de extirpar

y no hay yeso convincente

que le haga cejar en la abertura.

Abre lentamente

pequeños abismos

como párpados somnolientos,

abandonados a las edades,

a la indefectible erosión,

dispuestos al colapso.

Hasta la luz empuja,

dilata haciendo hueco,

impalpable herramienta

trabajando a golpe de aire.

El puntal voluntarioso

acaba combando el ánimo

y la viga en retirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...