viernes, 27 de julio de 2007

GRIETA

La tozudez de la grieta,

empeñada en el derrumbe,

es difícil de extirpar

y no hay yeso convincente

que le haga cejar en la abertura.

Abre lentamente

pequeños abismos

como párpados somnolientos,

abandonados a las edades,

a la indefectible erosión,

dispuestos al colapso.

Hasta la luz empuja,

dilata haciendo hueco,

impalpable herramienta

trabajando a golpe de aire.

El puntal voluntarioso

acaba combando el ánimo

y la viga en retirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...