lunes, 9 de julio de 2007

ESE

A salvo de sus secretos

serenamente soñados

y sentidos en soledades

de semanas seguramente

saturadas de  silencios sordos.

Sin asilo en Sagrado,

sólo en la antesala de lo siniestro,

soliviantado a la suerte,

sorteó los siete sellos

en seguro sacrilegio,

sabedor de la sentencia.

Siete sables

de siete soldados

silbando sangres de suspiros,

ensartando siluetas

 y salpicando sotanas,

de sermón secular.

Sitiado,

sorprendido al asalto,

siervo de su ser,

sometido y santificado

sin señas ni sortilegio,

sumido en los sótanos

suspendido en sedas,

sin saber soltarse del señuelo.

 

 

1 comentario:

  1. Lo entiendo, lo entiendo, la cosa va de "ses". ¿Y eso sin buscar en el diccionario? ¡Pues tiene su mérito!

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...