lunes, 2 de julio de 2007

MIS PRENDAS

Tengo el ajuar repleto

de expresiones a medida,

de actitudes y ánimos de diseño.

Vestuario desfasado,

sin tallaje apropiado

para mi ser de hoy,

engrosado de experiencias

donde perdí el talle

quebrándolo en el regate.

Las sonrisas claras,

aún sin gastar,

se encojen al acoplarse

frunciendo y atirantando

el rostro sin hábito,

sin ya costumbre

de lo amable.

Se engola la carcajada,

aprisionando garganta

cual corbata almidonada

de infrecuente ceremonia.

Las miradas transparentes

de terso ceño

no encajan entre las sienes

y el ojo,

entrenado de escudriñar,

pelea por lo profundo,

por el cobijo

de recelosa ceja

bajo frente pesada,

apuntalando pensamientos

en ruina declarada.

2 comentarios:

  1. Buenas noches, Ramirez...

    Las musas no han "pasao" de usted...¿no piensa darles vacaciones?

    :-)


    Saludos.

    Las sonrisas claras,

    aún sin gastar,

    se encojen al acoplarse

    frunciendo y atirantando

    el rostro sin hábito,

    sin ya costumbre

    de lo amable.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...