martes, 3 de julio de 2007

OTRA VEZ TÚ

Tus brincos y retozos

espantan aprensiones,

vaciando las alcobas

de temores incrustados

en la insistente almohada.

Tu risa inunda la sala

lavando con su espuma

las sombras adheridas

a las paredes de lo próximo.

Tu soberbia alegría

de incombustible torrente

vulnera las ventanas

y la luz desgarra

visillos de duda oscura.

Pequeño corazón amueblado,

de tabique recién lucido,

bombeando jazmines

que rebosan en mis espuertas.

 

2 comentarios:

  1. ¿No cree Ramirez, que cuando la princesa de Don Filo crezca, se sentirá muy orgullosa de su padre?

    ¡Yo sí lo creo!

    ResponderEliminar
  2. Sí, otra vez yo (permítame la broma)

    No es gran cosa pero espero le guste lo que le he dejado en mi blog

    Reciba un cordial saludo
    ______

    "y la luz desgarra
    visillos de duda oscura"

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...