martes, 15 de octubre de 2013

Día a día

Te encontré entre las algas
de una noche de mareas,
nocturna y acompasada,
sonata de caracola.
Corsario errante,
amarré en tus muelles,
sin botín,
lastrado de tempestades.
El tiempo nos templa
y nos incendia a ratos
aunque horas de hielo
se hagan notar en las fronteras.
Camino queda
sin espera de catedrales.
La vida es peregrina
y gusta de escaleras,
pero praderas ofrece
en descansillos azules
donde amasar la carne
con rocíos frecuentes.
Día a día yo,
lo mío,
día a día tú,
lo tuyo,
día a día nuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...