martes, 1 de octubre de 2013

Marina en gris

El delirio de las gaviotas
promete mareas agrias
sobre este puerto franco.
Los peces cuentan leyendas
de bucaneros deshauciados
cabalgando tortugas
sobre la calma chicha.
No cuajan tempestades
sobre océanos de hielo.
La ola es tentativa
y la arena vence
en esta guerra salina.
El coral se prostituye
de color desposeído.
Las podridas quillas,
adictas al dique seco,
renuncian al horizonte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...