jueves, 3 de octubre de 2013

Música de cámara

Tengo el tono de tu espalda
sangrando notas en mis violines.
Adagios húmedos tras la obertura.
Mi pentagrama hueco
se comba ante el peso
de tus corcheas fieras.
No hay cámara discreta
para el barroco aliento
que templa las cuerdas
de este ronco cello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...