miércoles, 9 de octubre de 2013

INEXCUSABLE

Esta mañana,
insumiso al despertador,
me extravié entre sábanas
sin dejar migas
por los senderos del sueño.
Fallé inexcusablemente
a compromisos voluntarios,
disolví las citas
en oníricas aguas
de torrentes melosos.
Arrepentido,
avergonzado
al despertar,
humano me sentí,
libre en lo imperfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...