jueves, 10 de octubre de 2013

Posesiones

¡Ay! de lo poseído
que deambula por aceras
que no apruebo.
Mas ¿posesiones quiero
o quiero lo que aporta
a mis vacíos?.
Dueño de nada,
de nadie menos.
Compañero siempre
respetando acuerdo,
mas uno,
al fin y al cabo,
lo que viene hecho.
No a la medida,
a imagen y semejanza
de lo pretendido.
Con el Sol hablo
si luz anhelo
y con el aire recio
si preciso fresco,
mas no pretendo carne
de Sol ni viento,
que hasta la fecha es tuya
la piel que ansío.
Y la mañana tardía
y la tarde dilatada.
La palabra diaria,
los silencios.
Hasta el reproche en hueco
cuya razón descifro.
Uno y uno
no son suma,
intersección al cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...