DE NUEVO.

Hay querencia al desvarío
y a veces retorno al cieno,
pues mal tendré recogida,
o acogimiento,
que soy yo el problema
y con él acarrearé como procede.
Estacionar en nubes estables,
amables cumulonimbos,
poco sirvió para el desastre.
Aquí estoy de nuevo,
hatillo en mano,
o sin hatillo siquiera,
buscando recomenzar andanza.
Mejor así,
nuevo camino incierto,
sin arrastrar satélites
en mis cósmicas caídas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816