martes, 2 de diciembre de 2014

CORRECCIONES.

En días como éstos,
de pasquín urgente,
la inocencia no es más
que presunta
y el delito supuesto,
aun consumado.
Dependiendo del actor,
la imputación es duda
o firme sentencia.
Fundamental derecho
y democracia,
será lo ilegal,
si se le antoja,
rebozando en banderas
su desatino.
La corrección es residuo,
patrimonio único de la política
y el falaz lenguaje
que la sustenta.
El villano es héroe
cuando la partida pierde,
a pesar de apostar
vida propia y ajena.
El héroe real,
tras sacrificio,
riesgo corre de etiqueta
de negligente.
Ni el común sentido,
ni la verdad más cierta,
tiene acomodo
si se roza lo inconveniente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...