CORRECCIONES.

En días como éstos,
de pasquín urgente,
la inocencia no es más
que presunta
y el delito supuesto,
aun consumado.
Dependiendo del actor,
la imputación es duda
o firme sentencia.
Fundamental derecho
y democracia,
será lo ilegal,
si se le antoja,
rebozando en banderas
su desatino.
La corrección es residuo,
patrimonio único de la política
y el falaz lenguaje
que la sustenta.
El villano es héroe
cuando la partida pierde,
a pesar de apostar
vida propia y ajena.
El héroe real,
tras sacrificio,
riesgo corre de etiqueta
de negligente.
Ni el común sentido,
ni la verdad más cierta,
tiene acomodo
si se roza lo inconveniente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816