sábado, 29 de noviembre de 2014

Vanesa y el plomo

Hay en las calles plomo,
Vanesa,
el asumido que te lleva
sin aviso.
Rosas de plomo
y sangre honrada,
en el asfalto atónito
de una calle patrullada.
Te vas, compaňera,
en el plomo criminal
de estos tiempos densos.
Te vas,
compaňera,
para todos,
para casi todos,
porque las placas doradas
llevarán tu nombre,
invisible e indeleble,
junto al de tantos otros.
Te lloro sin conocerte
por ser mía en uniforme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...