jueves, 6 de noviembre de 2014

Llegados a este punto.

Llegados a este punto,
a este hueco en negro,
podríamos decir nada
o avanzar en la inercia.
Porque la expansión
es cierta,
nos lleva,
y mejor seremos
a pesar de lo oscuro.
Encogerse bajo la colcha
nunca dio luz para mañana.
El miedo es arma
si la amenaza es cierta,
si no es lastre para el vuelo.
La falacia nos poseyó,
prostituidos a los lemas,
mudos testigos de un saqueo,
hijos de la doctrina
del resignarse a lo mediocre.
Limpiad vuestros culos
de sedimentos de pánico
y recuperad timones,
navegad hacia lo nuevo,
lo inevitable y necesario
para evitar la hecatombe
de lo asumido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...