sábado, 8 de noviembre de 2014

Pequeñas cosas

Se escapa la mañana 
entre teclado y café insistente. 
Habrá que vivir, 
por ejemplo, 
bajando a la superficie del fregadero 
que clama por atenciones. 
Nada trascendente, 
muy mundano pero consistente 
argumento de existencia. 
Orden y concierto en lo pequeño, 
no todo es mente 
y la bayeta ayuda a comprender realidades. 
Asaltar la cocina 
y ejercer la alquimia en vitrocerámica, 
alteraciones moleculares para el alimento 
de este envase de demencia congelada. 
No hay entusiasmo 
en la tarea irrelevante, 
pero consuela pensar 
en Diógenes sufriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...