domingo, 9 de noviembre de 2014

Una nana



En el estribillo de una nana,
gallega y triste,
sé que te perdí,
en cierta medida.
En cierta medida me paralizo,
entre interrogantes de acero
que la razón me cercan.
La razón me cercan
y engorda el nudo
de las aceras vacías.
Las aceras vacías
que te pretenden,
mientras entono ausente
el estribillo de una nana
gallega y triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...