lunes, 24 de noviembre de 2014

Reforma

De nuevo reconstrucción,
tras descender de vuelta
a las sombras
que proyecto,
al vicio del dolor
y la autocompasión
a trago seco.
Revocar de nuevo
la fachada de grieta necia
y no repartir tragedia
por mis inmediaciones.
Yo soy mi problema,
la causa última
y la consecuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...