lunes, 30 de abril de 2007

CRÉDITO

No quedan palomas sueltas
en mi cartera de cristal.
Estoy arruinado de alas,
deshauciado del arrullo.
¿Alguien me fía una palabra?.
Pagaré el rédito de los silencios,
dejo en prenda mi calavera,
hipoteco el hueco de mi pecho.
Puedo pagar cuotas de nada.
Soy solvente de vacío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...