domingo, 22 de abril de 2007

DOLOR DE PALABRA

Las palabras repetidas,
con monótona y alevosa insistencia,
van ganando peso al arrastrarse
en el resentimiento
y duelen más,
mucho más
cuando golpean.
Al tensar el vocablo,
estirándolo con furia,
como arma primitiva,
se agrieta en el sentido
y al romper,
fustiga el ánimo
estallando en el rostro,
como bofetada del revés.

1 comentario:

  1. Qué forma de jugar con las palabras más admirable. :-)

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...