domingo, 22 de abril de 2007

DOLOR DE PALABRA

Las palabras repetidas,
con monótona y alevosa insistencia,
van ganando peso al arrastrarse
en el resentimiento
y duelen más,
mucho más
cuando golpean.
Al tensar el vocablo,
estirándolo con furia,
como arma primitiva,
se agrieta en el sentido
y al romper,
fustiga el ánimo
estallando en el rostro,
como bofetada del revés.

1 comentario:

  1. Qué forma de jugar con las palabras más admirable. :-)

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...