Ir al contenido principal

VIOLÍN

El violinista tortura
con experta saña
los nervios del violín
y éste,
indefenso y abandonado,
grita lastimero
el más bello grito,
el lamento de ave herida
que inunda los recovecos del alma.
Abrazado y atenazado,
acariciado y rasgado,
glorioso y dolorido,
el violín violentado,
violentamente dulce,
en las violentas manos
del violinista que viola
engendrando lo sublime.
Dolor de madera noble,
fuente del humano gozo.

Comentarios

  1. Me siento como un violín, en torpes manos.

    Un violín de no de segunda, ni de tercera, sino de cuarta mano. Arrinconado en alguna tienda de antiguedades, lleno de polvo. Esperando que venga "el músico", que le arrancará las mejores notas.

    Porque para todos aquellos que me tocan, soy sólo un "instrumento", para su lucimiento.

    ResponderEliminar
  2. Elbereth, Sybila, Ofelia, Sociopata.

    Seguro que apellida Borbón, sólo ellos tienen tantos nombres.

    ResponderEliminar
  3. lo que me dá la gana16 de abril de 2007, 18:07

    La "peña" no tiene vida propia, toy segura, porque de tenerla no se preocuparían tanto de la de los otros. Vease, nombre que se utilizan para los comentarios.

    ¿No tienen nada mejor que hacer?

    Joder! qué cansinos.

    ResponderEliminar
  4. Llámense ustedes como quieran cuando quieran pero no se me peleen. Aquí no.

    ResponderEliminar
  5. Perdón Ramirez, pero me provocaron, y un caballero no puede dejar una ofensa así...sin contestar.

    Acepte mis disculpas no obstante.:-)

    ResponderEliminar
  6. Seguro que "Benito", que me da a mí que también tiene más nombres, no pretendía ofender.
    Sentido del humor, "madre del topo", sentido del humor.
    Además creo que usted también tiene el gusto de conocerle aunque, le adelanto que no es ni Filo de Espada ni mi persona quien está detrás del Sr. Camelos.

    ResponderEliminar
  7. Me da igual, Ramirez, a mi las personalidades múltiples de otros...como que...en fin...que me da igual...

    Además es un poema hermoso. Me parece una canallada comentar estas estupideces.

    Saludos, Ramirez, ¡a seguir bien!

    Además, usted me conoce de sobra, no hay que hacerme ni caso.

    ResponderEliminar
  8. "Se predica contra muchos vicios, pero no sé de nadie que haya predicado contra el mal humor".
    Goethe


    Adquiera pues otros vicios y olvide el del mal humor.

    ResponderEliminar
  9. "Dolor de madera noble,
    fuente del humano gozo"

    por desgracia..

    me ha gustado mucho :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

Foto: José Ramón Viejo.
Acababa la Folixa  de este año de tiempo incierto  y te retiraste,  en sabio silencio  con sonrisa a medias.  Mieres lloró  tu ausencia por sus calles,  la charla afable  y la broma pícara.  Hay vacío en el Puerto de Pinos, huérfano de símbolo,  y en La Bodeguina quedan retrato y caricatura,  recuerdo amable  de quién amable fue,  de uniforme o de paisano,  siempre paisano,  de chigre y puerto,  de cabaña y calle.  Tu pueblo,  ahora también mío,  nota la falta  de la gente buena,  escasa aun en Folixa.  Te fuiste galante,  cediendo paso a la primavera.


MADRE

Desde un extremo
del cordón que nadie corta,
sintiéndome aun gajo
de la fruta generosa,
tengo palabras
que no pagan el débito
contigo,
planeta madre
que diseñó mis órbitas.
Oigo tu voz en la distancia
cantando copla entre cacharros
para espantar la pena
que nos nublaba.
Tu cetro era fregona malpagada,
tu trono mesa camilla a media noche,
tu voz la ley,
no siempre ejecutada.
Desde las canas que me urden,
distancia y tiempo no son nada
pues te siento en mi esqueleto.
A falta de flor te mando verso
que tiene aroma y no marchita.

DESEOS 2017.

Que lo que quede les sea amable,
que lo que venga sea con piel,
los sinsabores de miel
y los vientos favorables.

Que sólo duelan con gusto
mientras expriman placeres,
siempre gratos los quehaceres
y que triunfen los justos.

Que las mentiras sean piadosas,
que las verdades sean ciertas,
que se apaguen las alertas
y que se enciendan las rosas.

Todos los días aprendan,
que nunca olviden lo bello,
la curvatura de un cuello
y los besos que nos vengan.

Que sean felices a ratos,
y que sea con frecuencia,
que este año no haya ausencias
ni piedras en los zapatos.

Es mi deseo sincero
para las gentes sencillas
que no saben de rencillas
ni pleitean por dinero.