lunes, 30 de abril de 2007

SALIR

Debo salir a la lluvia que no quiero,
mi impermeable es de musgo perpetuo.
La esponja de mi corteza pesa demasiado
con tan frecuente aguacero carcelero de soles.
Mi canalón está atorado de nostalgias,
no desagua todo lo precipitado
y mi tejado de veranos de arcilla,
plagado de goteras de memoria,
no tiene recambio de actitudes.
Habrá que empaparse de lunes,
lunes de puentes dinamitados,
y buscar toallas tras el trayecto
para enjugar lo inevitable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...