viernes, 6 de abril de 2007

TARDE Y VIERNES

El hombre se acorrala en la tarde,
las horas le palmean la frente.
Anclado en un instante vacío,
en la nada de la nube hueca,
lloviendo ausencias de nadie.
Es viernes,
y además santo.
Se conmemoran tragedias encuadernadas,
mientras tu sombra,
espantada de la bruma,
se arrodilla a tu espalda
y tú no das clemencia.
Es hora ya
de lavarse de nuevo las manos.

1 comentario:

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...