martes, 10 de abril de 2007

No te fíes,
no te creas nada,
la estafa es la norma.
Mienten las sonrisas blancas,
el blando apretón de mano lacia,
no hay más beso que el de Judas.
Guárdate dentro,
acorázate de las palabras.
Las caricias hieren
cual cuchillas de infamia.

1 comentario:

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...